Tipos de Genealogistas

TIPOS de Genealogistas

De Enrique Boix

El genealogista erudito. Abunda más de lo que parece. Algunos peinan canas o lucen barbas lustrosas. Se les conoce porque saben de todo. Hasta latín. Te los encuentras siempre en cualquier archivo que vayas. Mañana o tarde. Si te invitan a un café se les congela el cortado durante su inagotable charla salpicada de anécdotas. No suelen estar muy duchos en las nuevas tecnologías. Siempre va con ellos un bolso al hombro. Nunca llevan mochila a la espalda.

– El genealogista marxista. Defiende la lucha de clases. Suele tener conocimientos universitarios en historia o documentación. Barba descuidada y, en algunos casos, melena con coleta. Son concienzudos y ordenados en sus investigaciones. Cada hallazgo les confirma que el pueblo siempre ha vivido oprimido por las clases dominantes. Cuanto más se remontan en el tiempo, más razones encuentran. Lucen mochila a la espalda y van en bici.

– El genealogista Gollum. También conocido como ‘Sméagol’. Su único lema y razón es tener bien protegido  “mi tesooooroooooooo” genealógico. Investigan a escondidas. Son insolidarios por definición. Nunca les verás compartir los datos de sus antepasados. En un foro en internet me tropecé con uno de ellos. Su mensaje fue tal que así: “Mándame TODO lo que hayas investigado de este apellido y si de lo mío veo algo que creo que te interese ya te lo diré yo“. Si les reprochas su insolidaridad desaparecen sin dejar rastro. Nadie les ha visto en archivo alguno. Viven ocultos en internet.

– El genealogista Guadiana. Como el río aludido. Idéntico. Aparecen y desaparecen. Un día dejan un mensaje en internet al estilo de “Necesito ayuda para encontrar parientes de Fernando Aliaga Ronces en Quintanilla de la Ribera”. Les contestas, compartes tus Aliaga de Quintanilla, después de tardar un par de días en elaborar un e-mail bien documentado, y… no contestan, no agradecen, hacen mutis por el foro. Seis meses o un año después te encuentras en otro foro genealogista el siguiente mensaje: “Ayuda urgente. Busco familiares de los Aliaga Ronces de Quintanilla de la Ribera”… Sin palabras.

El genealogista Pantuflo. No salen de casa. Investigan en batín. Piensan que todo está en internet. Suelen aparecer con preguntas como “¿Me podéis decir la página en internet del apellido Furnieles? ¿Cuál es la dirección de la web de los padrones de Ruidera del año 1861?”. Su coletilla favorita es “…y me lo mandáis a mi e-mail particular”.

El genealogista cándido. Son jóvenes, inocentes y desorientados. Te dejan siempre boquiabierto con sus preguntas. “Tengo el teléfono, el e-mail y la dirección del archivo municipal del Ayuntamiento de Ordacilla, pero me falta el horario. ¿Alguien lo sabe?”.  La perla suele ser: “¿Cómo puedo averiguar dónde nacieron mis padres?”. O esta última “¿Alguien tiene a Vicente Sanchis de Valencia en su árbol?” y su correspondiente versión de la meseta: “¿Algún Juan Pérez nacido en Castilla?”

– El genealogista Diógenes. Acumula todo cuanto encuentra. Padrones, blogs, papeles, libros, árboles genealógicos, quinque libri… Da igual que sea en formato pdf, en papel o esculpidos en bronce. Acumulan y acumulan “por si acaso me sirve luego” pero no han podido avanzar más allá de sus bisabuelos. Tiran de carpetas, archivadores y discos duros de varios terabytes. No duda un segundo en compartir su vasto depósito genealógico.

– El genalogista tramposete. Se llama Juan Palomo y ha logrado conectar a los Palomo de Galicia con los de Jerez, da igual que sean de centurias diferentes. Le importa poco que no haya documento alguno que les vincule. “Como son Palomo, son de mi familia”, piensa satisfecho. Destroza cualquier método científico con su lema favorito “Yo me lo guiso, yo me lo como”.

El genealogista de hoja caduca. Se ha quedado anclado en el siglo XX. Utiliza hojas y papel. Desconfía de las nuevas tecnologías. “¿Para que quiero un ordenador si luego se me puede borrar?”, reflexiona. Como no le dé varias veces al F5, F5, F5 a su estilo de vida llegará el día en que sus antepasados sean más modernos que él. Eso sí, es un tipo encantador y entrañable.

– El genealogista widget. Es lo contrapuesto al perfil anterior. Lleva su genealogía siempre encima, bien sea en su iPad, iPhone, Pecé, móvil Android, ultrabook, meganotepad y otros tantos trastos más de la última tecnología. Se ha comprado todos los programas de software genealógico disponibles en el mercado, en inglés, español y lenguas muertas. Twittea, postea en su blog, es moderador de un foro, administrador de una página web, editor de una revista digital y webmaster del universo. Tiene hijos, novia o esposa, y pasea el perro los sábados por la tarde en el viejo cauce.
Si ve a alguno de estos personajes por la calle, no padezca, no tenga miedo, son inofensivos. Tampoco son muy numerosos. Ni suelen ir en grandes grupos. Son buena gente. Los genealogistas son una especie en extinción. Hay que cuidarlos. Sus irónicas descripciones no suelen coincidir al 100%. Muchos poseen perfiles mezclados. Si alguien se ha identificado con alguno de ellos, tomeselo con muy buen humor.

Anuncios

2 comentarios el “Tipos de Genealogistas

  1. Simplemente, inmejorable. Pero creo que se encuentran Híbridos Interespecíficos entre los descritos entre el “Guadiana”, y el “Tramposete” (ambos incluidos), que pueden ser peligrosos para el resto en caso de no ser detectados a tiempo. Hacen mucho daño al aportar datos como documentados, incluyendo Fuentes dignas de crédito; nos hacen perder el tiempo rebuscando, hasta descubrir que los datos han sido malinterpretados, ó maquillados.
    También he detectado especímenes de Genealogistas Sionistas ó Judaizantes, que llegan a invitarnos a una prueba de ADN (previo pago, obviamente), y publican “Listas de apellidos de Penitenciados por la Inquisición Española”, advirtiendo que cualquiera que los lleve es “Suspecto de Judaizante”. No entiendo esa actitud proselitista en el autodenominado “Pueblo Elegido”, y aquello que no se entiende, se teme…
    Tuve la suerte a uno de los (cada vez más raros, aunque afortunadamente no en peligro de extinción) del grupo Eruditos, gracias a quien empecé a interesarme por esta “Ciencia”… y a él quisiera dedicar estas líneas, resumiendo su más que amplio “curriculum” en cuatro palabras:
    “Era un auténtico Caballero” (en su caso del “Sto. Sepulcro”.

    IN MEMORIAM:

    D. DIEGO ANTONIO DE CASANOVA Y DE PÁRRAGA

    Saludos.

    Pedro M. Cascales

    • Buenos dias Pedro:Creo que es un trabajo estupendo. En los 20 años que llevo metida en la Genealogia, he visto pasar a todos y en especial a los que preguntan y son incapaces de darte las gracias y a los que poseen la verdad absoluta y en este grupo me he encontrado personas consideradas como relevantes genealogistas ( sin titulo ) que piensan que solamente ellos encuentran datos, y que estos son de su propiedad, cuando muchas veces no tienes que echar mas que un vistazo en PARES para saber su procedencia, y que es libre de uso. Mi idea hay que darlo a conocer, porque estamos olvidandonos de nuestros origenes, para entrar a ser uno cualquiera, en lam idea del Mundo Global.
      Tampoco me llevo bien con los que celosamente guardan sus datos, porque con casi toda seguridad se los llevara a la eterenidad.Y es cierto lo de los sionistas, ya que pretenden que el apellido Contreras, significa ladron, se ve que no conocen el pueblo cercano a Burgos, asi como los que a través de unas pruebas de ADN, engañan a la gente, que quiere saber si siendo andaluza, sus antecesores fueron indios mohicanos o cosas por el estilo.
      Es un tema que da mucho de si.
      Un saludo afectuoso
      Pantxike Kontreras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s